Granado (Punica granatum)

 

El género Punica pertenece a la familia de las Punicáceas y al contrario de lo que ocurre con otras familias con miles de especies, ésta tan sólo tiene dos especies: Punica protopunica Balf f. y Punica granatum L., aunque esta última posee varias variedades debido a su explotación agrícola y uso ornamental, especie a la que vamos a dedicar esta ficha, ya que el Punica protopunica es prácticamente desconocida, está en peligro de extinción y sólo se conocen unos pocos ejemplares en la isla de Socotra (Yemen).

 

Las principales características del Punica granatum son:

  • tamaño pequeño, de 2 a 5 metros, y en el caso de la variedad "nana" no supera los 40 cm.,

  • ramas opuestas, que pueden llegar a ser espinosas en los silvestres,

  • tronco de corteza marrón claro,

  • hojas caducas, verdes, brillantes, lanceoladas, acuminadas en el ápice y opuestas,

  • con flores de color rojo intenso, raramente agrupadas, que aparecen de primavera a finales del verano,

  • sus frutos son comestibles y están dentro de una baya redonda y carnosa denominada balausta, parecida a una manzana y de color de amarillo a rojizo, con la corteza muy gruesa. Maduran a mediados del otoño.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El origen del género Punica está en Oriente Medio, en una amplia zona que se extiende desde los Balcanes hasta el Himalaya, aunque el Punica granatum ha sido cultivado en los países mediterráneos desde hace milenios, razón por la que se le considere una típica especie mediterránea. Desde el Mediterráneo se ha extendido por todas las áreas de clima tropical y templado del mundo.

 

Su cultivo como bonsai está muy extendido, especialmente la variedad Punica granatum var. nana y sus atractivos más valorados entre los aficionados son sus flores y sus frutos.

 

Es lento en su crecimiento pero no necesita de unos cuidados especiales, excepto su necesidad de ser cultivado a pleno sol para conseguir una abundante floración.

 

Situación:

 

Como ya hemos mencionado, si queremos una floración abundante, debe cultivarse en el exterior a pleno sol durante todo el año, pero evitando las exposiciones prolongadas durante la época más calurosa y especialmente después del trasplante, etapa durante la cual deberá situarse en un lugar muy bien iluminado pero sin sol directo para que pueda mantener las raíces con la tierra fresca.

 

En invierno debe protegerse del frío intenso y de las heladas fuertes, a pesar de lo cual necesita pasar el frío invernal para sentir el paso de las estaciones, es decir, tiene que perder las hojas durante el invierno para que crezca sano y la primavera le provoque el despertar de las yemas en reposo. Un invernadero frío en el exterior podría ser una buena solución para las zonas de inviernos más duros, procurando volverlo a situar en el exterior lo antes posible.

 

Temas relacionados:

¿Cuál es el lugar adecuado para un bonsai?

¿Exterior o interior?

 

Riego y abono:

Los riegos deben ser a fondo hasta que salga agua por los agujeros de drenaje y cuando la superficie de la tierra comienza a secarse, evitando tanto el encharcamiento permanente de la tierra como dejarla totalmente seca.

 

Algunos aficionados recomiendan reducir un poco el riego durante la época de floración para favorecerla, alargando el tiempo entre riego y riego, pero haciéndolo a fondo.

 

En el caso de que se marchite por falta de agua, podemos recuperarlo si actuamos rápidamente y lo regamos por inmersión en un cubo hasta que se empape bien toda la tierra, aunque debemos evitar a toda costa descuidar el riego y llegar a esta situación.

 

Abonar con frecuencia con un abono orgánico de calidad, especialmente durante la época de crecimiento vigoroso (primavera) y otoño, ya que es muy sensible a la falta de abono. En el momento en el que las flores comienzan a engordar hay que comenzar a incrementar el abono poco a poco hasta llegar a la mitad del verano, momento a partir del cual hay que abonar en abundancia para que los frutos puedan desarrollarse correctamente.

 

Hay que tener en cuenta que algunas variedades, de flores dobles, que sólo se venden en los viveros por razones ornamentales, sólo dan flor y no fructifican.

 

No debemos olvidar que no podemos:

  • abonar un árbol trasplantado, hay que esperar a que brote.

  • regar un árbol cultivado en el exterior después de una helada o cuando haya riesgo de heladas.

Temas relacionados:

¿Cómo debo regar?

¿Cómo abonar?

 

Trasplante:

 

Cada 2 o 3 años, al comienzo de la primavera  y en los ejemplares más viejos puede aumentarse la periodicidad.

 

Durante el trasplante conviene sanear bien cualquier parte de raíces podridas.

 

Si el árbol está sano y es joven, una poda drástica de raíces suele estimular el crecimiento de nuevas y, por tanto, el rejuvenecimiento del árbol, pero en el caso del granado es conveniente evitar la poda de raíces gruesas para evitar que se sequen ramas importantes. Si cortamos una raíz gruesa, no veremos ningún efecto inmediato pero al cabo de los años la corteza se irá secando poco a poco hasta que la rama afectada muera totalmente.

 

No es obligatorio, pero si utilizamos hormonas de enraizamiento con fungicida, facilitamos el éxito del trasplante.

 

Una buena mezcla de sustrato para el granado podría ser un 20% de arena gruesa o material equivalente (tierra volcánica, etc.), 70% de mantillo y 10% de turba.

 

Generalmente debemos utilizar una maceta adecuada a las raíces que hemos dejado tras la poda de las mismas, pero en el caso del granado se ha observado que se obtienen mejores frutos si las raíces tienen suficiente espacio para crecer sin nada que impida su libre crecimiento. De hecho, los maestros recomiendan cultivarlo un mínimo de 10 años en el jardín o en la huerta antes de cultivarlo en una maceta como bonsai.

 

Es conveniente proteger el árbol después del trasplante durante un par de meses, situándolo en un lugar muy bien iluminado pero evitando las exposición directa al sol.

 

Temas relacionados:

¿Cuándo trasplantar un bonsai?

¿Cuál es la tierra más adecuada?

 

Poda:

 

La época más adecuada es entre la primavera y el final del verano.

 

El principal problema que podemos encontrar al podar un granado es que la corteza más próxima a las heridas de la poda de raíces o ramas gruesas se seca y las heridas tardan en curarse, por tanto, hay que tener cuidado de no producir heridas innecesarias.

 

También hay que tener en cuenta que generalmente una de las razones por la que se cultiva un granado es por su floración y, por tanto, una época adecuada para podar y/o acortar los nuevos brotes podría ser después de dicha floración, reduciendo los brotes del años anterior hasta 2 o 3 hojas.

 

No obstante, al comienzo de su formación como bonsai es más importante modelarlo correctamente desde el principio en vez de preocuparnos por las flores, aunque podemos tener en cuenta que las flores salen de las puntas de las ramas nuevas  y, por tanto, podemos fijarnos en las yemas y tratar de dejar alguna que nos de flor.

 

Algunos aficionados han conseguido mayor floración desarrollando en los árboles jóvenes una  ramificación fina y corta mediante sucesivas podas.

 

Debemos quitar todos los brotes de la base del tronco y es recomendable podar los frutos lo antes posible y no dejarlos demasiado tiempo en el árbol para que no le resten vigor y lo debiliten para la brotación de la primavera siguiente.

 

Hay que podar las raíces durante el trasplante pero sin cortar demasiadas raíces finas para permitir que pueda recuperarlas durante el invierno. También hay que aprovechar a podar las ramas no deseadas.

 

El estilo que mejor se adapta al granado es el mame, si se trata de una variedad "nana", o el vertical informal.

 

Entre la poda de ramas y el trasplante (o viceversa) debería existir un intervalo mínimo de tiempo para no acumular demasiadas operaciones agresivas a la vez, por ejemplo, 3 semanas.

 

Por último, recordar que la poda sólo se deben realizar si el árbol está sano.

 

Alambrado:

 

La colocación de ramas mediante el alambrado puede realizarse entre la primavera y el otoño, pero evitando hacerlo durante la floración y con cuidado de no dañar la corteza o romper su frágiles ramas. Es recomendable no regar el día anterior al alambrado. 

 

Un árbol con aspecto de "madeja de alambre", por el exceso de éste, pierde todo el aspecto de vivo y no es un mejor ejemplar como bonsai. Por favor, alambra lo justo y sólo cuando otras técnicas de modelado no puedan utilizarse o no hayan conseguido los efectos deseados.

 

Enfermedades y parásitos más comunes:

 

Hay que tener especial cuidado con:

 

Clorosis: provocada por la falta de hierro y manganeso, que afecta a la formación de la clorofila y, por tanto, al crecimiento de la planta por imposibilidad de realizar la función clorofílica de forma adecuada.

(Ver: ¿Cómo combatir la clorosis?)

 

Cochinilla: insecto chupador de savia de forma plana.

(Ver: ¿Cómo combatir la cochinilla?)

 

Pulgón: como la cochinilla, es un insecto chupador de savia, de unos 3 mm de longitud y agrupado sobre los brotes tiernos y en colonias muy densas protegidas por hormigas que recogen el rocío meloso que secretan éstos.

(Ver: ¿Cómo combatir el pulgón de las coníferas?)

 

Los granados no aguatan bien los tratamientos con productos químicos por lo que tenemos que tratar de evitar las enfermedades con el cultivo adecuado o intentar eliminar la plaga por métodos menos agresivos (quitarlas con la mano, con un cepillo, con agua a presión, etc.)

 

En cualquier caso, debemos recordar que si necesitamos emplear algún tratamiento fitosanitario, éste debe ser específico contra la plaga o enfermedad y constante en el tiempo hasta eliminarla completamente.

 

Temas relacionados:

Insecticidas para plantas

¿Cómo usar productos químicos?

 

Reproducción:

 

Se puede reproducir mediante:

 

Semillas en primavera.

 

Esquejes semileñosos (tallos juveniles) en verano.

 

Esquejes leñosos (tallos adultos) desde el otoño a mediados del invierno.

 

Temas relacionados:

El bonsai a partir de la propagación de otras plantas

Acodo de un ficus

 

Curiosidades:

 

El nombre del género Punica proviene de latín malus punica : manzana de Cartago, que a su vez procede del latín Punicus : cartaginés, aunque también podría significar rojo púrpura (puniceo colore). Otros autores lo relacionan con poenicus : fenicio, por haber sido probablemente los fenicios los que lo trajeron de oriente al mediterráneo, concretamente de Persia.

 

Asimismo, granatum significa: granada, es decir, con muchos granos, y precisamente por la gran cantidad de semillas que contienen sus bayas se le considera un símbolo de la fertilidad, aunque curiosamente estas semillas son muy ricas en estrógenos vegetales y tal vez pudieran favorecer la fertilidad de las mujeres que la consuman en abundancia.

 

El granado ha sido un árbol conocido desde épocas muy remotas  y esto ha facilitado la aparición de innumerables leyendas y mitos a lo largo de la historia.

 

En Egipto, durante la época del Nuevo Imperio (1.552-1.069 a. C.), dónde aparece citado por primera vez en el papiro de Ebers, llegó procedente de Siria y se halla presente en las tumbas a partir de la época amarniense. En el museo de El Cairo se conserva una reproducción de una granada hecha de madera de la época faraónica.

 

En Israel se le consideraba una planta sagrada y una leyenda le atribuye al cáliz del granado la forma de la corona del Rey Salomón y que más tarde ha sido utilizada por todos los reyes del mundo. Los israelíes decían que una granada tiene 613 pepitas que corresponden a los 613 decretos del Antiguo Testamento.

 

Los griegos creían que el granado se originó de la sangre del monstruo Agdeste herido.

 

Los primeros granados que se plantaron en España llegaron a Córdoba en la época de los Omeyas (siglo VIII), procedentes de Bagdad o de Medina, de una granado plantado por el propio Mahoma, según cuenta la leyenda.

 

Es un árbol importante para la medicina, ya que de él se utiliza:

  • la corteza de la raíz para obtener la peletierina, sustancia parecida a la estricnina pero menos potente que ésta, que se usa para combatir a las lombrices del intestino, especialmente utilizado contra la tenia,

  • sus granos constituyen uno de los alimentos más ricos en estrógenos vegetales,

  • el zumo de la granada para curar enfermedades de la garganta,

  • las flores y la corteza de las granadas como astrigente.

En la industria de las piles se han empleados sus flores y frutos para curtir e incluso teñir.

 

Las puntas de las hojas segregan un néctar en el ápice formado por azúcares (fructosa, sacarosa y glucosa).

 

Como bonsai, fue la especie más popular del siglo XIX entre los árboles de hoja caduca, ya que permitía tener árboles con flor.

 

 

Si tienes alguna duda o deseas proponer que hablemos de alguna especie en particular, escríbenos a info@bonsaimania.com

 

 

 

Si lo deseas, puedes visitar

los ejemplares de granado de nuestra

tienda

 

 

 

Volver al principio

 

Nota:

Puedes copiar o citar este documento siempre que no lo modifiques y no los uses con fines comerciales e informes de la procedencia mediante una nota que incluya este texto:

 

 Copyright © Bonsaimania, C.B.  http://bonsaimania.com

suscripcion@bonsaimania.com

 

Añadir a favoritosTu página de inicio
 

 

Recibe todas las novedades

a través de nuestro boletín Infobonsai.

suscríbete

   ahora

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Más fichas

 

 

 

Recibe todas las novedades

a través de nuestro boletín Infobonsai.

suscríbete

   ahora

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Si te gusta Bonsaimania®

vota aquí.

Gracias

 


(Recuerda que  para volver a Bonsaimania,  tan sólo tendrás que utilizar la opción "Atrás" de tu navegador).

 

 

 

 

2002-2004 Copyright © Bonsaimania

Todos los derechos reservados Prohibida cualquier reproducción sin autorización previa

Bonsaimania, C.B.  CIF  E83512194 C/ Ávila, 43. 28770 Colmenar Viejo (Madrid) España

Web optimizada para una resolución mínima de 800x600 con IExplorer 5.5 o superior para Windows

Contacto: webmaster