bonsaimania.com , tu web de bonsai

Canal de noticias y novedades de bonsaimania.com: http://bonsaimania.com/bonsaimania.rss.xml canal RSS

Buscar en Bonsaimania o la web buscar

Imprimir página Imprimir

Automatic English version by Google translation tool English version

Contacto a través de correo electrónico contacto

Telefono Bonsaimania 696 517 982

Inicio

Artículos

Consejos

Cursos de Bonsai

Tu Rincón

Tienda de Bonsai

Enlaces

Noticias de Bonsai

Suscripción

Foro de Bonsai

 

tienda para comprar bonsais

Comprar BonsaisNovedades en

nuestra tienda

 

 

 

 

Logo Centro Bonsai Colmenar

Centro Bonsái

Colmenar

 

 

Más de 140 trucos y consejos para tu Bonsái

 

 

Semanalmente publicamos un nuevo consejo en nuestra sección

"Últimas Noticias" de la página de inicio de nuestra web.

 

Además, si eres miembro de nuestro foro, te lo enviamos semanalmente a tu dirección de correo electrónico.

 

Aquí podrás encontrar una recopilación de todos los consejos publicados hasta la fecha.

 

Generales

Alambrado

Defoliación

Esquejes/Injertos/Acodos

Madera seca/jin/shari

Poda/Pinzado/Modelado

Riego/Abonado/Floración

Transplante

Consultas, consejos y fichas de bonsai

más consejosmás consejos

 

Generales

 

 

1. Generalmente, la retirada de savia de las ramas suele estar provocada por la muerte de las raíces que alimentan la rama afectada, debido a podredumbre o a que no se moja bien todo el cepellón. Otra causa pueden ser las podas mal cicatrizadas. Para evitar esto, es fundamental regar adecuadamente, trasplantar periódicamente y utilizar pasta selladora tras la poda.

 

 

2. Dedicar unos minutos diarios para comprobar el estado de nuestro bonsái es más útil que todo un día a la semana. Vigila especialmente la humedad de la tierra y manchas o anomalías en las hojas.

 

 

3. Si respetas las épocas adecuadas para cada trabajo (trasplante, pinzado, poda, etc.), tu árbol reaccionará mejor a las técnicas utilizadas y crecerá más sano y rápido. Observa tu árbol e infórmate de los cuidados particulares de la especie a la que pertenece.

 

 

4. No es aconsejable crear un bosque con especies diferentes porque tarde o temprano una de ellas dominará al resto, además de los problemas de cultivo provocados por necesidades diferentes (riego, situación, etc.)

 

 

5. No muevas tu bonsái a diario, no lo coloques en el exterior de día y en el interior de noche, ya que los árboles necesitan el descenso de temperatura nocturno. Aunque por la noche no hay fotosíntesis, la respiración y transpiración continúan y una temperatura más alta de lo normal acelera estos procesos consumiendo las reservas del árbol. Siempre debes cultivar tu bonsái en el exterior y con las debidas precauciones para los tropicales y subtropicales cultivados en las zonas con estación invernal.

 

 

6. Debes evitar que el musgo, o cualquier otra planta tapizante, cubra toda la superficie de la tierra de la maceta de tu bonsái ya que esto dificultará la respiración de las raíces y además, la humedad permanente del musgo podría favorecer la aparición de enfermedades relacionadas con la podredumbre. Si deseas utilizar musgo, hazlo con moderación y evitando que cubra más del 50% de la superficie de la tierra.

 

 

7. El color rojizo de la corteza de los juníperos se consigue quitando las capas de corteza que se forman con el paso del tiempo. Usa un cepillo de púas duras (de latón, aluminio, etc.) y quita la primera gruesa capa de la corteza superficial (de color marrón oscuro) hasta que aparezca la fina capa de corteza inferior de color rojizo. Luego termina de cepillar con un cepillo de dientes mojado en agua. Si quieres que el color rojizo tenga un color intenso, puedes frotarle con algo de aceite de oliva.

 

 

8. Los arces suelen ser muy sensibles al sol directo y a las altas temperaturas del verano/primavera por lo que es aconsejable mantenerlos durante el período comprendido entre finales de la primavera y finales del verano en un sitio fresco a la sombra o semisombra.

 

 

9. Es importante conocer la procedencia de la especie de tu Bonsai para cultivar adecuadamente, porque si tu árbol procede de un clima tropical o subtropical, no aguantará cultivado en un lugar con clima continental, a menos que dispongas de un invernadero frío para la estación fría, o si tu árbol es originario de un clima continental, difícilmente podrá vivir en un clima tropical por la falta de estación fría.

 

 

10. Si el clima de tu ciudad es de montaña, es decir, con inviernos muy fríos y veranos cortos y frescos, algunas de las especies más indicadas podrían ser: abedules, abetos, hayas, Pinus sylvestris o serbales.

 

 

11. Si necesitas cultivar especies tropicales o subtropicales que no están adaptadas al clima de tu lugar de residencia, deberías utilizar un invernadero frío para controlar sus condiciones de cultivo durante la época de bajas temperaturas. No te olvides de emplear algún sistema de ventilación para controlar las altas temperaturas durante los días muy soleados.

 

 

12. Si el clima de tu ciudad es continental, es decir, muy frío en inverno y muy seco y caluroso en verano, con lluvias anuales variables y alejado de cualquier influencia del mar, algunas de las especies mejor adaptadas podrían ser: encinas, olmos, robles rebollos y tilos; y por supuesto, plantas de acento aromáticas, como: espliego, romero o tomillo. El clima continental es uno de los que presenta más dificultades de cultivo porque las plantas de clima frío y húmedo se adaptan mal a sus veranos, y las plantas de climas cálidos deben protegerse del frío durante el invierno en invernaderos fríos.

 

 

13. Si el clima de tu ciudad es templado, es decir, sin temperaturas extremas entre el invierno y el verano, con inviernos suaves y veranos frescos, algunas de las especies más indicadas podrían ser: carpes, cornejos, fresnos, pinos negros y robles.

 

 

14. Si el clima de tu ciudad es mediterráneo, es decir, muy seco y caluroso en verano, con lluvias en otoño e invierno, algunas de las especies que podrían cultivarse sin problemas podrían ser: algarrobos, cipreses, durillos, encinas, granados, madroños u olivos.

 

 

15. Si el clima de tu ciudad es subtropical, es decir, con lluvias abundantes, poca oscilación de temperaturas durante al año, con veranos calurosos e inviernos templados, algunas de las especies más indicadas podrían ser: buganvillas, ficus, hibiscos y palos borracho, pimenteros japoneses o serisas. En las zonas de clima templado deben cultivarse en el exterior durante el verano y en un invernadero frío durante el invierno.

 

 

16. La cantidad de luz que necesita una planta es fundamental para su desarrollo. No recibir natural suficiente provoca pérdida de hojas, alargamiento de brotes, aumento del tamaño de las hojas, aumento de las distancias entre nudos (etiolamiento), pérdida de color, escasez de floración, caída de hojas, etc. y debilidad general, ya que la falta de luz suficiente le impide realizar la fotosíntesis y alimentarse adecuadamente. Una combinación de luz artificial de tubo fluorescente + lámpara incandescente puede ser suficiente, aunque las lámparas de mercurio también son adecuadas para el interior de invernaderos. No obstante, nada sustituye al cultivo exterior con luz natural procedente del Sol.

 

 

17. Recuerda que si tienes tu bonsái junto a una pared, deberás girarlo 180 grados una vez al mes para que las ramas que están junto a la pared no se debiliten y mueran por falta de luz suficiente.

 

 

18. Si crees que tu bonsái está afectado por alguna enfermedad o plaga, debes consultar con un profesional del bonsái para que diagnostique correctamente el problema y te aconseje adecuadamente sobre cuál es la forma correcta de resolver el problema. No uses productos químicos sin estar seguro de cuál es el problema de salud de tu árbol.

 

 

Volver al inicio

 

Alambrado

 

 

19. Una forma de acortar una rama muy larga sin ramificación interior es alambrarla dándole curvas de arriba hacia abajo y de izquierda a derecha.

 

 

20. Siempre tienes que colocar el giro del alambre en el mismo sentido que vas a colocar una rama. Por ejemplo, si deseas doblar la rama a la izquierda, el alambre debe colocarse dando vueltas a la izquierda.

 

 

21. Usa el grosor de alambre apropiado en cada zona del árbol. Fino para los ápices de las ramas; Grueso para el tronco y ramas más gruesas; Intermedio para el resto de zonas. Alambra sólo lo necesario y con la presión justa sobre la corteza del árbol. Si está muy suelto, no sujetará la rama en el sitio deseado. Si está muy apretado, se marcará en las ramas.

 

 

22. No alambres muy cerca de las yemas porque corres el riesgo de impedir su brotación e incluso de que se marchiten. Si mientras alambras se rompe un poco una rama, intenta dejarla en la posición en la que haya quedado y tapa la herida con pasta selladora o con algo de rafia

 

 

23. Si los alambres de sujeción tocan alguna raíz, podemos protegerla con algún trozo de goma. Asimismo, las raíces que queden fuera del sustrato, después de un trasplante, pueden sujetarse a la tierra con alambres en forma de horquilla.

 

 

24. Cuando se alambra un árbol en época de crecimiento y máximo vigor, es mejor no alambrarlo en su totalidad y/o dejar el alambre un poco suelto para evitar que el alambre se marque rápidamente y dificulte la circulación de la savia.

 

 

25. Cuando alambramos y damos una curva muy cerrada a una rama, es preferible hacerlo gradualmente, es decir, en vez de tratar de conseguir la posición definitiva en el momento, debería hacerlo doblando un poco, esperar 8-10 días y doblar de nuevo otro poco, y así sucesivamente hasta llegar a posición deseada.

 

 

26. Una forma de conseguir curvas naturales e interesantes en un tronco modelado desde semilla, es emplear una capa de arena de río de un calibre de más de 1 cm. sobre una capa de suelo fértil, de tal forma que las raíces se retuercen al pasar por la capa de arena buscando el sustrato fértil del fondo. Más tarde, cuando hayamos conseguido el tamaño y grosor deseado, la zona de raíces curvada se convertirá en un tronco simplemente dejándola al aire.

 

 

27. Antes de iniciarse en la técnica del alambrado, conviene practicar sobre ramas secas o sobre árboles o arbustos del jardín.

 

 

28. Si la rama alambrada no se queda sujeta en la posición deseada, es que el alambre es demasiado fino. Si la corteza de la rama se corta con el alambre, es que está demasiado apretado o es demasiado grueso.

 

 

29. Usar un mismo alambre para dos ramas proporciona la máxima sujeción.

 

 

30. Si alambras un tronco, es aconsejable que claves parte del alambre en la tierra, junto al tronco, y lo alambres desde su base hasta el ápice, así mantendrá mejor la forma que le hayas dado.

 

 

31. Si con un alambre no es suficiente para mantener una rama o un tronco en la posición deseada, alambra con otro del mismo calibre y colócalo pegado junto al que habías colocado previamente

 

 

32. Las ramas se alambran progresivamente desde las más largas y gruesas hacia las más cortas y finas, empleando los calibres de alambre apropiados para cada rama.

 

 

33. Antes de alambrar una rama, cógela con tus dedos y prueba su flexibilidad. Recuerda que la zona de unión de una rama al tronco puede ser un punto de fractura.

 

 

34. Si te preocupa forzar una rama por una curvatura demasiado brusca, puedes hacerlo en varias fases. Curva la rama hasta el punto en el que consideres que no hay peligro de rotura, y semanalmente la puedes ir curvando poco a poco hasta alcanzar la posición deseada.

 

 

35. Evita pillar con el alambre hojas, yemas, brotes, etc. porque todo lo que el alambre aplaste, pille o pise se secará y morirá, o no crecerá correctamente.

 

 

36. Cada especie necesita un tiempo para que el efecto del alambrado sea definitivo. Por ejemplo, algunas coníferas como enebros o pinos, necesitarán varios desalambrados y alambrados, para evitar que se marquen las ramas. En cambio, algunas especies caducifolias mantendrán la forma de las ramas de forma definitiva en alguna semanas.

 

 

37. El alambre de cobre es más barato que el de aluminio y además sujeta mejor las ramas con menos cantidad de material, ya que para conseguir el mismo efecto que con el cobre debemos utilizar calibres mucho más gruesos.

 

 

38. La mejor época para alambrar un árbol caducifolio es justo después de que haya brotado y sus hojas alcancen su tamaño normal, así las ramas aún estarán sin lignificar y serán fáciles de doblar.

 

 

39. La mejor época para alambrar un árbol perenne es durante el otoño y el invierno porque es cuando la circulación de su savia es mínima y así evitamos dañar su corteza.

 

 

40. Para no quedarnos cortos con el alambre, es decir, quedarnos sin alambre suficiente para terminar de alambrar una rama, la longitud del alambre debe ser 1/3 la de la rama que queremos alambrar.

 

 

41. Si el alambrado de nuestro bonsái ha dejado marcas en las ramas y tronco, una forma de tratar de borrar esas marcas es enrafiar la rama o zona dañada y volver a alambrar por encima de la rafia. Por supuesto, el alambre viejo tiene que ser retirado previamente. No obstante, la mejor forma de evitar marcas de alambre es estar atentos y quitarlo antes de que se produzcan.

 

 

42. No alambrar brotes demasiado jóves porque son demasiado tiernos para aguantar el alambre.

 

 

Volver al inicio

 

Defoliación

 

 

43. No hay que defoliar los árboles frutales porque probablemente florecerán por segunda vez y esto les debilitará para formar las yemas de la primavera siguiente.

 

 

44. El ficus panda es una especie que no se recupera bien de la defoliación ni de la poda fuerte y resulta difícil de ramificar, además de ser imprevisible, pero conseguirás algún resultado mejor, si empleas macetas grandes y podas suave a 2-3 hojas cada vez que sus ramas alcancen 7-8 hojas.

 

 

45. Para fortalecer una rama débil, podemos defoliar todo el árbol menos la rama débil. Por el contrario, para debilitar una rama fuerte hay que defoliarla.

 

 

46. Para equilibrar el vigor de un árbol hay que eliminar las hojas, especialmente las grandes, del ápice y de las ramas fuertes, dejando las hojas de las ramas débiles. Así, además de equilibrar el vigor, ayudamos a fortalecer los brotes del interior.

 

 

47. El defoliado debe realizarse hacia el principio/mitad del verano, ya que si se hace antes de tiempo, las hojas serán de igual tamaño o más grandes que las anteriores, y si se hace demasiado tarde es posible que no rebrote o lo haga demasiado cerca del otoño.

 

 

48. Abonar fuerte cuatro semanas antes de defoliar facilita la acumulación de nutrientes y ayuda a la rebrotación vigorosa. Una vez se ha defoliado, hay que dejar de abonar, y reiniciar cuando el árbol haya recuperado su copa.

 

 

Volver al inicio

 

Esquejes/Injertos/Acodos

 

 

49. Un acodo aéreo es un método rápido para obtener un bonsái con un tronco de grosor interesante, conservando todas las características del árbol original (forma y color de hojas, flores, textura del tronco, etc.), y es una forma de aprovechar las ramas que vayamos a eliminar en otros bonsáis o en árboles de nuestro jardín.

 

 

50. Un injerto lateral, por ejemplo en una conífera, permite conseguir una rama en el sitio deseado. Lo más importante es asegurar que el cambium del injerto y del árbol tengan en contacto la mayor superficie posible.

 

 

51. El injerto de aproximación es el más sencillo de todos y es una forma fácil y segura de conseguir nuevas ramas utilizando otras ramas largas y flexibles del propio árbol situadas en otras zonas del árbol.

 

 

52. El esqueje o el acodo son dos métodos de reproducción que garantizan la conservación de todas las cualidades y características de la "planta madre", cosa que no sucede con la siembra de semillas procedentes de sus frutos.

 

 

53. Un abono con mayor riqueza en potasio de lo habitual aumenta el éxito de los injertos.

 

 

54. Una rama excesivamente gruesa puede ser doblada realizando un autoinjerto. Es decir, haciendo una muesca en el interior de la curva que deseamos conseguir con el tronco o rama y cerrando la herida al curvar la rama, protegiendo con pasta selladora y enrafiando. Conviene mantener la forma con alambrado adicional o con unos tutores para que se mantengan las zonas del cambium de la herida en contacto y pueda soldar bien.

 

 

55. Aprovechando la propiedad que tiene un esqueje de transmitir exactamente las características del árbol del que procede, a diferencia de una semilla que depende de las leyes de la genética, si escoges los esquejes de un árbol en función del color otoñal, conseguirás un árbol con el mejor colorido otoñal posible.

 

 

56. Los olivos, granados, olmos, arces y otras especies de hoja caduca se reproducen fácilmente con esquejes de raíz. De la misma forma que una rama o tronco es capaz de enraizar, una raíz semienterrada es capaz de brotar ramas y hojas.

 

 

57. Los defectos en el nebari puedes corregirlos creando un nuevo nebari a un nivel superior mediante un acodo de anillo.

 

 

58. El anillo de corteza pelada en un acodo debe ser, al menos, de una vez y media el diámetro del tronco para que la emisión de raíces produzca un engrosamiento en la base del nuevo bonsái.

 

 

59. El maestro Mikio Oshima, con 40 años de experiencia con acodos, recomienda que hay más posibilidades de éxito con los árboles acodados situados en un lugar orientado al norte que en un lugar orientado al sur.

 

 

60. Usar plástico transparente para los acodos facilita resultados más rápidos que si se usa plástico negro, debido a que el transparente produce un efecto "invernadero" y el calor actúa directamente sobre las raíces, estimulando su crecimiento, a pesar de que en muchos libros puede leerse lo contrario.

 

 

61. El comienzo de la primavera, cuando aparecen los primeros brotes, es una buena época para propagar árboles mediante la división de raíces. Por ejemplo, aprovechando la poda de raíces durante un trasplante.

 

 

Volver al inicio

 

Madera seca/jin/shari

 

 

62. Si tienes una conífera (pino, junípero, tejo, criptomeria, ciprés, cedro, podocarpo, etc.) con ramas que no te sirven o que están secas, antes de podarlas considera la posibilidad de aprovecharlas para hacer un jin o un shari. Así conseguirás provocar una apariencia más real sobre tu bonsái, dando la sensación de mayor edad debido a los efectos de la naturaleza por el paso del tiempo.

 

 

63. Una rama que sale hacia el frente y oculta un tronco interesante es un defecto y una solución para evitarlo y aprovechar la rama es convertirla en un jin.

 

 

64. Aplica dos veces al año polisulfuro de calcio a los jins y sharis para evitar que los hongos descompongan la madera muerta e incluso que ataquen a las zonas vivas del árbol.

 

 

65. Para recolocar un jin, no muy grueso, que ya se haya secado, podemos aplicar un paño mojado en agua caliente durante unos minutos, hasta que la madera recupere su flexibilidad, y luego alambrar y recolocar en la posición deseada.

 

 

66. Si quieres convertir una rama en jin, debes marcar primero con unas tenazas su comienzo y desde ese punto pelar la corteza hasta que aparezca el color blanco de la madera. Si la pelas de forma irregular, conseguirás un efecto más natural.

 

 

67. Aplica, con un pincel, sulfuro cálcico ("líquido de jin") a los jin y shari de tu bonsái, que ya estén secos, para evitar que la madera se pudra con el paso del tiempo.

 

 

68. Si realizas un jin o un shari durante la estación de máximo vigor vegetativo, la corteza se pelará más fácil y la cicatrización será más rápida.

 

 

69. Si tienes una rama no deseada en el frente del árbol, un truco para aprovechar su eliminación y evitar una cicatriz fea es vaciar con un cincel para hacer un saba-miki (tronco vaciado o partido), simulando una zona seca y muerta por un rayo o por la vejez del árbol.

 

 

Volver al inicio

 

Poda/Pinzado/Modelado

 

 

70. Si durante el invierno se nos muere el tronco de un bonsái por el frío, pero la raíz sigue viva, y se trata de una especie que emite chupones fácilmente (serisa, olivo, granado, olmo, etc.), podemos aprovechar para remodelar el estilo y diseñar un estilo múltiple tronco.

 

 

71. Tómate tu tiempo para reflexionar sobre tu bonsái. Disfruta de su contemplación y deja que él te inspire el diseño. Te llevará algún tiempo descubrir su esencia, pero cuanto más reflexiones sobre él y mayor paciencia le dediques a su cultivo, mejores resultados conseguirás

 

 

72. Para favorecer el crecimiento de las raíces laterales y horizontales hay que podar las raíces que crecen hacia abajo y verticales, pero poco a poco, es decir, en cada trasplante se podarán unos centímetros. La única raíz vertical que crece hacia abajo que debemos eliminar totalmente durante el primer trasplante es la raíz pivotante.

 

 

73. No hay que confundir poda con pinzado. La poda se realiza sobre las ramas de años anteriores y el pinzado sobre las ramas jóvenes de la última brotación.

 

 

74. La combinación de poda/pinzado y una iluminación intensa nos ayudan reducir el tamaño de la hoja.

 

 

75. Recuerda que, en general, el vigor de los arbustos (wisteria, romero, rododendro, etc.) se concentra en una zona diferente a la de los árboles, es decir, en el tercio inferior del tronco y no en el ápice. Por tanto, la poda de la parte superior de un arbusto debe ser suave y la de la inferior fuerte para así fortalecer el vigor del ápice. Hacerlo al contrario significa debilitar el arbusto.

 

 

76. Para modelar correctamente tu bonsái, debes eliminar todos los brotes que nacen bajo otra rama, en el interior de una curva y todos los que aparecen formando un círculo en las intersecciones de las ramas porque producen abultamientos que pueden llegar a ser mayores que los de la base del tronco.

 

 

77. Si quieres modelar un manzano y tener flor al mismo tiempo, un truco consiste en inclinar las ramas de 15 ó 20 cm. mediante el alambrado, de forma que así frenas el crecimiento y fuerzas la obtención de ramas cortas que darán flor al año siguiente.

 

 

78. Si quieres estimular la ramificación de una higuera (Ficus carica), debes pinzar la yema apical justo en el momento que las yemas laterales se han abierto.

 

 

79. Observa atentamente el tronco y ramas de tu bonsái, si eliminas las ramas que salen del interior de las curvas y dejas las que salen del exterior, sin dejar ninguna rama que mire directamente hacia el espectador, el diseño de tu bonsái mejorará notablemente.

 

 

80. Las hayas deben pinzarse quitando con los dedos el segundo par de hojas justo en el momento que aparecen entre el primer par. Después, cuando el brote ya tenga cuatro hojas y vayan a salir otras dos más de la base del brote, pinzaremos con tijera dejando sólo esas dos hojas que están saliendo de la base el brote. Lo más importante de esta forma de pinzar el haya es estar muy atentos a la brotación en primavera, ya que si hacemos estos dos pinzados seguidos en los momentos adecuados, evitaremos que la distancia de los brotes y de los entrenudos de las hojas se alarguen demasiado. No estar atentos y hacerlo incorrectamente, puede implicar lo contrario o incluso estropear el brote del año.

 

 

81. Un bonsái parece más viejo cuanto menos compacta tiene su silueta y más definidas tiene las masas verdes, y esto se consigue aclarando mediante el pinzando/poda y separando las ramas con el alambrando.

 

 

82. La variedad kashima del Arce palmatum tiene el vigor, al contrario que en la mayoría de árboles, en la base del tronco en vez de en el ápice y, por tanto, el pinzado debe ser fuerte en el primer tercio más cercano a la base del tronco y suave en ápice.

 

 

83. El almez (Celtis australis) es una especie que tiende a secar las ramas finas y para evitar esto debemos dejar que las ramas crezcan hasta 6 ó 7 hojas y pinzar dejando 2 ó 3.

 

 

84. Si quieres evitar que las ramas de tu azalea se debiliten y se sequen con el paso de los años, debes eliminar las todas las flores marchitas y sus semillas.

 

 

85. Si queremos aumentar la copa de una azalea, podaremos sólo los brotes que salen hacia arriba y hacia abajo. Por el contrario, si queremos reducir un poco la copa, además de quitar los brotes hacia arriba y abajo, quitaremos el del centro de cada tres y reduciremos los brotes que mantenemos a 2 hojas. Si queremos una reducción drástica de la copa, podaremos todos los brotes hasta la madera del año anterior.

 

 

86. La altura de un bonsái se reduce mediante la sustitución del ápice por una rama frontal alambrada hacia arriba, cortando el tronco por detrás de dicha rama para disimular el corte.

 

 

87. El desarrollo de nuevas raíces se puede estimular, además de aplicando hormonas de enraizamiento, realizando pequeños cortes en la base del trono y/o colocando bolas de abono orgánico sólido cerca de la misma.

 

 

88. Las tres características básicas de un buen diseño de nuestro bonsái son: profundidad, dirección de sus ramas y forma triangular simétrica.

 

 

89. Para conseguir el mejor modelado posible de un bonsái, debes elegir un plantón con el máximo número de ramas; hojas, flores y frutos lo más pequeños posibles; un tronco que se estreche desde la base hasta el tronco de forma gradual; y raíces interesantes que puedan quedar semienterradas.

 

 

Volver al inicio

 

Riego/Abonado/Floración

 

 

90. Los síntomas de un riego escaso frecuente son: brotes débiles o secos, color amarillento de las hojas y yemas sin crecimiento.

 

 

91. Un acolchado orgánico de musgo esfango, corteza triturada, etc. sobre la superficie de la tierra reduce la evaporación durante la época más calurosa y, por tanto, conserva durante más tiempo la humedad entre riegos.

 

 

92. El 80% de los problemas de cultivo son consecuencia de descuidos con el riego o hacerlo incorrectamente. La forma adecuada de regar es cada vez que la superficie de la tierra comienza a secarse y hacerlo a fondo hasta que salga abundante agua por el drenaje.

 

 

93. Para mantener sanas las hojas de un arce durante todo el verano, la tierra no debe quedarse seca nunca, ni media hora, y a demás hay que protegerle del viento seco.

 

 

94. Si abonamos demasiado pronto tras un trasplante o utilizamos dosis de abono químico muy altas, las raíces pueden verse afectadas, provocando la muerte de ramas y hojas secas.

 

 

95. El suelo alberga en su interior microorganismos que necesitan un aporte constante de aire y agua para vivir. Además las raíces necesitan aire para respirar. Si quieres que la atmósfera del suelo (huecos entre las partículas que lo forman) tenga unas condiciones adecuadas para las raíces y los microorganismos que habitan en él, debes evitar regar por inmersión. El riego desde arriba, con regadera y algo de presión en el chorro, aporta la aireación necesaria de la tierra.

 

 

96. Los árboles y arbustos de flor y frutos, es decir, frutales, se abonan justo antes de que abran las flores e inmediatamente después de que se marchiten éstas y fructifiquen.

 

 

97. La gardenias necesitan una diferencia de temperatura de 8 a 10ºC entre el día y la noche, siendo la temperatura diurna más alta que la nocturna, para que se formen sus capullos de flor y florezcan.

 

 

98. Cuando regamos deberíamos aplicar al menos tres riegos consecutivos, es decir, aplicar un primer riego para humedecer la superficie de la tierra, esperar unos segundos y a continuación volver a regar para que el agua penetre en las capas internas del sustrato, y unos segundos después, regar una tercera vez hasta que veamos que el agua sale abundantemente por el drenaje. Así nos aseguramos que toda la tierra está completamente mojada en el interior de la maceta.

 

 

99. Si riegas demasiado a menudo y en exceso, además de los problemas de hongos, las hojas tenderán a agrandar y las ramas a engordar, el interior de las ramas se quedará desnudo y será más difícil conseguir ramificación fina. Regar incorrectamente ocasiona problemas y defectos de modelado.

 

 

100. Si tu bonsái se seca demasiado pronto y no puedes estar constantemente pendiente del riego, debes colocarlo en un sito más fresco, con menos aire y sol directo o puedes añadir a la mezcla de tierra una capa de grano más fino para retener mayor cantidad de agua.

 

 

101. Sin un buen drenaje, las raíces mueren por encharcamiento del sustrato. El exceso permanente de agua provoca la falta de oxígeno en las raíces.

 

 

102. Cuando el agua de riego es muy calcárea, las plantas tienen dificultades para desarrollarse adecuadamente. Puedes reducir la concentración de cal en el agua usando unas gotas de vinagre o limón. También puedes depositar la cal del agua, si la hierves durante unos 10 minutos.

 

 

103. El mejor momento del día para regar es por la mañana temprano, en cualquier caso hay que evitar regar por la noche.

 

 

104. No uses un pulverizador para regar la tierra, nunca se mojará toda la tierra de forma suficiente. Usa una regadera de agujeros lo más finos posibles.

 

 

105. Tu bonsái no se mantiene pequeño porque le hagas pasar "hambre" de nutrientes. Como cualquier planta deber estar bien abonado para que viva sano y vigoroso. No te olvides de usar, preferiblemente, abono orgánico sólido.

 

 

Volver al inicio

 

Transplante

 

 

106. La mayoría de los árboles necesitan suelos poco ácidos (6,4 pH) o neutros (7,2 pH). Si el suelo es demasiado alcalino, puedes corregirlo con kanuma, sulfatos, tierra de brezo, corteza de pino, turba, etc. Si el suelo es demasiado ácido, puedes corregirlo con cal.

 

 

107. Observa los brotes en primavera y realiza el trasplante cuando las yemas están hinchadas y comiencen a abrirse. Si ya se han abierto, es tarde para que hagas el trasplante.

 

 

108. Cuando realices un trasplante, no te olvides de amontonar algo de tierra sobre el sitio en el que justo colocarás el árbol, ya que dejar sin tierra la base del tronco entre las raíces puede provocar la podredumbre.

 

 

109. Sujeta el árbol a la maceta mediante un alambre a través de los agujeros de drenaje para evitar  que se rompan las raíces nuevas por algún movimiento del árbol después del trasplante.

 

 

110. No es obligatorio podar siempre las raíces durante un trasplante, excepto si éstas ya se salían por el agujero de drenaje y ocupaban la mayor parte del volumen de la maceta. Por ejemplo, en muchas ocasiones no es necesario podar ninguna raíz cuando hacemos un trasplante a una maceta un poco más grande o del mismo tamaño.

 

 

111. No riegues antes de un trasplante. Así evitarás que la tierra se compacte y facilitarás la limpieza de las raíces sin dañarlas.

 

 

112. El cultivo en suelo es una técnica que permite acelerar el engrosamiento del tronco.

 

 

113. Si queremos que nuestro árbol crezca utilizaremos una mezcla de tierra de granos gruesos, si por el contrario queremos que nuestro árbol se mantenga, emplearemos una mezcla de granos finos.

 

 

114. Hay que eliminar la raíz pivotante durante el primer trasplante de un árbol cultivado desde semilla para así facilitar el desarrollo de raíces radiales y de un cepellón plano.

 

 

115. Si recoges tierra del campo para realizar tu propia mezcla, recuerda que debes esterilizarla antes de usarla. Puedes hacerlo metiéndola en el horno de la cocina a más de 200ºC o vertiendo agua hirviendo sobre ella.

 

 

116. Cuando hagas un trasplante no te olvides de limpiar la superficie de la tierra con un palillo para ir descubriendo y formando un buen nebari. Además, así limpias los restos de abono, cal, musgo, etc. Si no quitas periódicamente el musgo que crece sobre el tronco y raíces, este musgo irá destruyendo el aspecto de vejez de un árbol.

 

 

117. La tierra de un árbol recuperado o yamadori debe sustituirse con el primer trasplante, si es caduco, y en dos trasplantes, si es una conífera.

 

 

118. Para fomentar la aparición de raíces nuevas debemos aprovechar el trasplante para hacer unos pequeños cortes en la zona deseada y aplicar hormonas de enraizamiento, colocando unas bolas extra de abono orgánico sólido.

 

 

119. La principal razón para el trasplante es la salud del árbol. Es urgente realizar un trasplante, si el agua se absorbe con dificultad, si el cepellón se levanta de la maceta o si hay un problema de raíces podridas.

 

 

120. Si queremos producir un mayor y más rápido crecimiento de las ramas, no tenemos que podar las raíces durante el trasplante, sino simplemente trasplantar a una maceta algo mayor con una mezcla de tierra de grano grueso.

 

 

121. Si haces un trasplante y tienes dudas sobre la cantidad de raíces que tienes que podar, un truco seguro para no dañar el árbol es dejar 1/3 más volumen de raíces que de parte aérea (copa).

 

 

122. Un truco para disimular un nebari que sólo tiene raíces gruesas hacia un lado es cambiar el estilo, por ejemplo, a un estilo inclinado o variar el frente cambiando la inclinación del ápice hacia el lado de las raíces gruesas.

 

 

123. Si quieres que tu árbol crezca aún más, cuando transplantes debes utilizar una maceta con más volumen que la copa. Por el contrario, si deseas detener o reducir el crecimiento, debes emplear una maceta con un volumen algo inferior al de la copa.

 

 

124. Las raíces van aumentando la ramificación fina con los años y cuanto más finas son, mayor cantidad de agua necesitan, por tanto, a mayor edad del árbol habrá que ir aumentando la proporción de arena fina de río (1 mm.), así conseguimos una mayor retención de agua sin perjudicar el drenaje.

 

 

125. Si aprovechamos un trasplante para realizar un trabajo fuerte de remodelado de la copa, es recomendable no podar raíces para no debilitar más al árbol y que éste se recupere antes.

 

 

126. En caso de duda, una mezcla universal y estándar de tierra para cualquier tipo de bonsái debe contener a partes iguales: arena para facilitar el drenaje y la aireación; mantillo para suministrar nutrientes y algo de acidez; y arcilla para ayudar a la retención del agua.

 

 

127. Una mezcla estándar de tierra (arena, matillo y arcilla a partes iguales) puede ser más ácida añadiendo algo de turba o más alcalina añadiendo algo de cal.

 

 

128. La textura de la mezcla de tierra ideal es aquella que al coger un puñado y abrir la mano cae suelta y no se apelmaza al apretar.

 

 

129. Generalmente, los frutales con fruta de hueso prefieren algo de cal en el suelo, las coníferas prefieren suelos arenosos y los árboles caducos prefieren suelos algo ácidos (con turba).

 

 

130. Si deseas que las ramas de tu árbol no crezcan enredadas y con cruces, no olvides desenredar y desenmarañar las raíces durante los trasplantes, peinando el cepellón con un palillo de dentro a afuera. La parte aérea del árbol es casi una imagen simétrica de las raíces.

 

 

131. Antes de fijar definitivamente el árbol a la maceta con los alambres, debemos comprobar que el árbol encaja perfectamente en la maceta con la capa de drenaje incluida. En el caso de que no encaje, tendremos que seguir podando el cepellón hasta conseguir que encaje con facilidad, siempre y cuando el tamaño de la maceta elegida sea el adecuado para el árbol y sus raíces puedan o deban ser podadas.

 

 

132. La fórmula de crecimiento/engorde rápido es: aire + agua + abono + sol = crecimiento. Precisamente, muchos maestros y aficionados japoneses, obtienen los mejores resultados utilizando escurrideras de plástico como maceta, ya que este tipo de contenedor permite la circulación del aire entre los granos de tierra y así se favorece el desarrollo rápido de raíces finas.

 

 

133. Podemos considerar que un árbol desde semilla está listo para ser modelado como bonsái y listo para ser plantado en maceta de bonsái cuando su tronco alcanza el grosor deseado, entre 4 y 10 años, dependiendo del grosor elegido y condiciones de cultivo.

 

 

134. Si una roca es interesante para nuestro bonsái pero impide una buena adherencia de sus raíces, podemos mejorarla haciendo pequeñas muescas irregulares con un cincel. Recuerda elegir el mejor frente de la piedra para el frente del árbol.

 

 

135. La falta de raíces adecuadas en el nebari puede disimularse con una piedra del color, forma y tamaño apropiados, o amontonando un poco de tierra junto a la base del tronco.

 

 

136. Para mejorar un suelo arcilloso (es decir, un sustrato muy compacto, poco poroso y un drenaje deficiente, en el que abunda la arcilla - más de un 35% - y las raíces se desarrollan con dificultad) tenemos que añadir mantillo y gravas hasta conseguir un buen drenaje y una estructura más suelta y equilibrada.

 

 

137. Para aumentar el poder de retención de humedad y nutrientes de un sustrato arenoso (<60% de arena), debemos agregar materia orgánica (mantillo, turba, etc.)

 

 

138. El trasplante a raíz desnuda debe realizarse entre el final del invierno y comienzo de la primavera, justo cuando el árbol está a punto de brotar, en el momento que las yemas están hinchadas y a punto de abrirse. El trasplante con cepellón puede realizarse en cualquier momento del año, pero evitando las épocas más calurosas.

 

 

139. Cuando trasplantas y cortas raíces antes de podar la parte aérea (ramas), siempre debes cortar la misma proporción y cantidad de follaje que de raíces porque de lo contrario no tendrás suficientes raíces para mantener vivo el bonsái. En cambio, si podas la parte aérea antes de hacer el trasplante y cortar raíces, no necesariamente tendrás que cortar la misma proporción y cantidad de raíces, sólo lo que necesites para colocar tu bonsái en la maceta.

 

 

140. Cuando realizas un trasplante es mejor dejar algo de tierra entre las raíces y no dejarlas desnudas completamente.

 

 

141. Recuerda que al trasplantar un árbol debes colocarlo en una posición en la que exista un balance visual entre el árbol y la maceta. Por ejemplo, si el frente del árbol marca una dirección izquierda, el árbol debería ser plantado en el extremo derecho de la maceta.

 

 

142. La mezcla de suelo más apropiada para nuestro bonsái es una de las discusiones favoritas entre aficionados. No obstante, los profesionales y maestros del bonsái han empleado mucho tiempo investigando las mezclas de suelo más adecuadas para un bonsái, dependiendo de la especie, por tanto, lo más práctico es seguir sus recomendaciones y usar sus mezclas.

 

Además, hay que considerar que las mezclas de suelo propuestas en muchos libros podrían no ser adecuadas a la zona en la que vives, y de nuevo, lo más adecuado es seguir los consejos de los profesionales y maestros de tu región.

 

 

143. Las dos cualidades básica de un buen sustrato son:

1. Buen drenaje, para facilitar la aireación y eliminación del excedente de agua del riego.

2. Buena capacidad de retención de humedad y nutrientes.

 

144. Los pasos básicos de un trasplante son:

1. Alambrar y podar ramas y tronco, si es necesario.

2. Preparar la maceta  (colocar rejillas, alambres de sujeción y rellenar el fondo de la maceta con el sustrato que vamos a emplear).

3. Desenredar y limpiar el cepellón.

4. Podar la cantidad de raíces que sea necesaria. NO siempre es necesario podar raíces.

5. Colocar el árbol en la maceta en la posición correcta, asegurando que la tierra cubre bien todas las raíces. Sujeta al árbol con los alambres de sujeción.

6. Regar abundantemente hasta que salga agua por el drenaje.

 

Semanalmente publicamos un nuevo consejo en nuestra sección

"Últimas Noticias" de la página de inicio de nuestra web.

 

Además, si eres miembro de nuestro foro, te lo enviamos semanalmente a tu dirección de correo electrónico.

 

Volver al inicio

 

Consultas, consejos y fichas de bonsai

más consejosmás consejos

 

Consultas, consejos y fichas de bonsai

Consultar con otros aficionados

 

Volver al inicio

 

 

 

 

 

Código HTML 4.01 válido y sin errores!  

 

Canal de noticias RSS validado

Código validado por W3C

 

Ayuda

Información legal

Política de privacidad

Mapa

Canal RSS

Copyright © Bonsaimania: Tu web de Bonsái y Suiseki

Derechos reservados. Prohibida su reproducción sin autorización.

Bonsaimania, C.B. CIF E83512194 C/Ávila, 43. 28770 Colmenar Viejo (Madrid) - España

Optimizado para una resolución de 1024x768 IExplorer 6.0