bonsaimania.com , tu web de bonsai

Canal de noticias y novedades de bonsaimania.com: http://bonsaimania.com/bonsaimania.rss.xml canal RSS

Buscar en Bonsaimania o la web buscar

Imprimir página Imprimir

Automatic English version by Google translation tool English version

Contacto a través de correo electrónico contacto

Telefono Bonsaimania 696 517 982

Inicio

Artículos

Consejos

Cursos de Bonsai

Tu Rincón

Tienda de Bonsai

Enlaces

Noticias de Bonsai

Suscripción

Foro de Suiseki

 

tienda para comprar bonsais

Comprar BonsaisCompra este bonsái

en nuestra tienda

 

 

 

Logo Centro Bonsai Colmenar

Centro Bonsái

Colmenar

 

Entrevista a Luciana Queirolo (Italia)

 

Luciana Queirolo es una mujer italiana, amante y experta en el arte del suiseki, nacida en 1946, que vive al norte de Italia, en la ciudad de Sarzana, provincia de La Spezia, en plena región de Liguria, auténtico paraíso para encontrar de los mejores suisekis del mundo, o al menos de Europa, aunque esporádicamente reside durante algunas Luciana Queirolotemporadas en el interior, entre Génova y La Spezia.

 

En 1980 comenzó su afición por el suiseki y a finales de la década de los años 80 participó en sus primeras exposiciones. En abril de 1989 participó en la I Exposición Nacional de Suiseki dentro de la Feria de Primavera de Génova, siendo la primera vez que se organizaba una exposición de suiseki en Italia.

 

Sus primeras conferencias sobre suiseki fueron entre 1992-93 en el Club ATABS de Florencia, en el Club Bonsái de Sacile, durante el Congreso de la Asociación de Bonsái de Italia (AIB) y demostraciones en el Constantino Bonsái Center, de Pescia (La Toscana). Desde entonces, ha participado en más de 118 exposiciones, conferencias, demostraciones, etc.

 

Muchos de sus suisekis han ganado numerosos premios. En 1995 ganó el premio honorífico "Award of Honour" de la 3ª Convención Internacional Asia-Pacífico de Taipei, en Singapur; y uno de ellos, llamado cariñosamente "La Bella" está expuesta en el museo de bonsái del Arboretum Museum de Washington (EE.UU.), dónde pueden admirarlo miles de visitantes al año. No obstante, Luciana dice que su premio más importante es "una gran satisfacción y emoción que permanece intacta en el tiempo".

 

Actualmente es presidenta y socia fundadora de la Asociación Italiana de Amantes de Suisekis (Associazione Italiana Amatori Suiseki - AIAS) y del Club Suiseki "Unici di Liguria", fundado en 1991 y primera asociación europea de suiseki creada en Europa.

 

Luciana Queirolo en Palencia 1997

Luciana en Palencia (España) - 1997

 

ENTREVISTA

 

Pregunta: (P) ¿Qué hizo interesarte por el arte del suiseki y cómo te iniciaste?

 

Respuesta (R): Yo soy profesora de Materiales Artísticos, con un especial interés por la observación y la escultura: volumen, contornos, luces y sombras de los colores, etc. Me puedo quedar fascinada sólomente con las formas que evocan las piedras de mi jardín. En 1988, conocí a Sergio Malpeli, del Club Bonsái de Génova, y para su exposición usaron, entre los bonsáis, unas preciosas piedras que yo había encontrado cerca de mi casa, mientras recogía plantas. Nos hicimos amigos y en abril de 1989 participé con él en la organización de la primera exposición nacional de suiseki en Italia.

 

(P) ¿Qué es lo que más te gusta del suiseki?

 

(R) Observar un piedra con el interés enriquecedor de los objetos que pueden ser amados. Una piedra siempre es una piedra, pero, dependiendo de su posición, no se muestra siempre de la misma forma. Esto depende de nosotros y de cómo estemos de estimulados emocionalmente en el momento en el que crucemos nuestra mirada con ella. Sobre todo es la atmósfera que se crea con las luces que la envuelven. Podría ser un matiz anaranjado en un días soleado o violeta o gris frío al atardecer. Hay un instante, efímero y pasajero, en el que estás llena de emoción, y como una suisekienamorada, piensas: "Qué preciosa eres!!"

 

La pasión por un arte puede durar toda una vida. Esto es así, si es un arte verdadero capaz de renovarte a ti mismo y mantener el entusiasmo que has cultivado de forma constante.

 

¿Qué es un suiseki?, una piedra, por supuesto, pero no una piedra cualquiera.

 

Cuando recogemos un piedra y percibimos su potencial: su forma, su balance, la textura, el color, su carga expresiva primordial, etc., sentimos que hemos encontrado un regalo maravilloso, que tenemos un trabajo natural perfecto entre nuestras manos, ..... tenemos un ara-ishi, el cuál, cuando hemos limpiado y pulido cuidadosamente, de acuerdo al Joseki, y encontrado la base perfecta (daiza), podemos llegar llamarle Suiseki. El arte del Suiseki es un arte universal capaz de causar emociones observando piedras, con independencia de ideas preconcebidas orientales u occidentales. La sensibilidad de las personas nace más allá de las ideas adoptadas por la tradición, quizás nace de las propias raíces de la vida.

 

(P) De entre los libros, revistas e información que has podido recopilar, ¿cuáles son tus maestros favoritos?

 

(R) Cronológicamente:

 

1.- Vicent Covello y Yuji Yoshimura, del libro "El arte japonés de la apreciación de rocas", traducido al italiano en 1989.

 

2.- Arishige Mastuura, sensei (maestro), que fue el primer maestro de suiseki que llegó a Italia, invitado por María Teresa Volonterio.

 

Por orden de importancia: las Leyes de la Naturaleza. Mi profesor es la Naturaleza.

 

He observado y escuchado a muchos maestros, he leído muchos textos durante estos 20 años y he oído afirmaciones de cosas que rápidamente han sido desmentidas. El arte es una evolución que se modela así mismo de acuerdo a las tradiciones y las épocas con las que se cruza. El suiseki no es un arte estático, ni siquiera en Japón. No podemos "interpretar" a la Naturaleza. Podemos crear escuelas de pensamientos o modas, pero si nos saltamos sus leyes, sólo conseguiremos algo grotesco y antinatural.

 

(P) ¿Cuál es tu tipo de roca preferida?, y ¿por qué?

 

(R) Un suiseki es color, forma, textura, pátina, balance, patetismo, dureza, edad, etc. ..... una armonía musical de todos estos elementos. Un buen material es una buen punto de partida, pero no es suficiente. Si nos condicionamos por un tipo de piedra (material), limitamos nuestras posibilidades. Cuántas oportunidades maravillosas perdidas!!

 

Me resulta más simple decir que rocas excluyo:

 

* Lava o piedras porosas y ligeras.

* Conglomerados. Aunque no todos, la mayoría tienen una escasa cohesión de sus materiales.

* Las piedras demasiado blandas.

* Las piedras blancas.

* Cualquier material de aspecto sedoso, jabonoso, epidérmico.... de forma casi amorfa, blanda y sinuosa...., me hacen enojar.

* No usos fósiles, a excepción de madera fósil, siempre que haya perdido totalmente su identidad original.

 

(P) ¿Cómo y dónde aprendiste a modelar tus propios daizas?

 

(R) Cometiendo errores. "La práctica hace la perfección". Antes de Vicent Covello no había información sobre piedras en Italia (primavera de 1988). Cero absoluto sobre daizas.

 

Así que mis primeras bases fueron  como zuecos, sin patas, que llamamos dai (algunos ejemplos de mis piedras ilustran el primer libro de Willi Benz, 1ª edición). A partir del libro de Covello, construí un dai de triple reborde (como vi en las fotos de Covello y como puede observarse a lo largo de la historia de las piedras)... Así, muchos continuamos usando el término dai, porque fue la primera vez. Aunque dai es genéricamente pie, pedestal, cualquier cosa sobre la que podamos colocar un objeto. En cambio, el término exacto es daiza, que es la base de madera, el "trono", construido especialmente para asentar una piedra, que llega a ser un suiseki cuando se coloca sobre un daiza que provoca el arte de su veneración y admiración.

 

daiAhora trato de armonizar daiza y piedra, empeñándome en complementar la piedra con la madera, evitando que puedan mostrarse como dos elementos separados, creando una línea fluida con el borde del daiza que transmita movimiento y ritmo a la piedra.

 

Hay normas en las proporciones que, a veces, no pueden corresponder con visión general estética.

 

El número de patas, el perímetro que sigue la pendiente del contorno de la línea de la base de la piedra, el grosor, etc.... Es muy importante para tener éxito, disminuir visualmente el grosor. He conseguido aprender esto a base de la observación y de la experiencia con mis manos. Construyo daizas para mis piedras ayudada por una buena sensibilidad manual, fruto de mi formación profesional.

 

El objetivo final es alcanzar la armonía.

 

Por último, nunca uso madera de castaño ni maderas en las que la veta sea muy evidente. Tampoco uso la maravillosa madera de olivo porque sus vetas son ideales para piedras abstractas o para formas orientales modernas pero totalmente fuera de los cánones japoneses. Uno de mis materiales preferidos es la madera de caoba.

 

(P) ¿Cómo ves el futuro del suiseki en Europa?

 

(R) Con menos expectativas de desarrollo que cuando me lo había imaginado hace 20 años. El camino es del suiseki es lento, como nuestra maduración interna. El suiseki es un trabajo delicado que requiere observación y contemplación antes que acción inmediata. No es una simple transformación de una piedra en un suiseki, es un trabajo artístico para siempre. Esta filosofía (el suiseki) no permite el deseo occidental de crear, imitar y transformar a la naturaleza, como sucede en el caso del arte del bonsái, en el que una joven planta puede ser transformada en un árbol.

 

Confío en el futuro del suiseki en Europa porque se está asimilando una sensación y sentimiento que va a ser imposible perder. Nos cambia totalmente el modo de percibir el pequeño mundo que nos rodea a nuestros pies. Es divertido observar como cada perfil de una montaña o un paisaje montañoso es una buena razón para practicar con las reglas estéticas del suiseki.

 

(P) ¿Qué diferencias destacarías entre el suiseki de Japón y el de Europa?

 

(R) Las diferencias siempre existen cuando una cultura extranjera adopta una filosofía que nos es suya, porque las adapta a su propia mentalidad y cultura, aunque trate de imitarla será imposible ser totalmente puro. ¿Quizás sea el capítulo moderno de una vieja historia que se repite? En el pasado los monjes chinos fueron los que difundieron sus conocimientos y artes (contemplación de las piedras) a través de montañas y mares. Ahora la información viaja a través de internet y nuestras conexiones ADSL.

 

(P) ¿Qué relación hay entre el suiseki y el arte de exponer rocas en China?

 

(R) Históricamente hablando, la relación es su propio origen (el del suiseki). Visualmente, podemos decir que casi ninguna. Conceptualmente, une valores filosóficos y religiosos atribuidos a las rocas, pero son dos formas diferentes de "leer" (y escoger) una roca, usando lenguajes diferentes.

 

Como en cualquier otra forma de arte, la observación de las rocas debe verse desde y en el contexto cultural en el que se desarrolla. En el caso del suiseki, debemos ser conscientes de la influencia de la caligrafía, la pintura, la ceremonia del te, la música, etc. Es difícil comprender, tener la oportunidad de interpretar la vida cotidiana y pretender saber leer el "ADN" cultural japonés que influencia su amor a las piedras desde la perspectiva, mentalidad y sensibilidad occidental.

 

El suiseki clásico japonés (toyama-ishi, es la esencia) aprecia la simplicidad y la compostura. En cambio, las piedras chinas nos atraen por su color, sus formas intrigantes y enigmáticas, su extraordinarias agregados minerales o por las excentricidades, auténticas obras maestras únicas, que nos ofrece la naturaleza (en algunas ocasiones ayudadas por la mano del hombre) y en armonía con arriesgadas tallas de shi-zuo (base, pedestal, dai, "equivalente" al daiza japonés en cuanto a soporte de la piedra), con mensajes difíciles de comprender y penetrar en arcaicas referencias.

 

(P) ¿Algún consejo para los aficionados al suiseki?

 

(R) 1) Profundizar: en el conocimiento de los materiales y su historia geológica. Recoger el material con ojo crítico. Experimentar con la limpieza, en relación con el mineral que contiene. Probar diferentes posibilidades de "cultivar" una roca para conseguir, con el paso del tiempo, una buen pátina.

 

2) Planificar: buscando el daiza más preciso y exacto para la piedra. Es muy sencillo "matar" el espíritu de una roca con un daiza erróneo. Hay que encajar, con paciencia, con cada versión de la base, en cada paso, la base de la piedra con el daiza, como si fuera una segunda piel. El resultado final será el respeto por algo bello.

 

3) Estudiar: con atención cada elemento que deseamos colocar en la exposición. Todo debe estar a la altura de la calidad de la piedra, pero sin destacar. Sugerir y alimentar nuestra mente. Observar, equilibrar, armonizar. Disfrutar con serenidad.

 

Enlaces relacionados:

más consejosCurso y Taller de Suiseki

más consejosForo de Suiseki

más consejosIntroducción al arte del Suiseki

más consejosFotos de suiseki

más consejosVídeos de Suiseki

 

Volver al inicio

 

 

 

Código HTML 4.01 válido y sin errores!  

 

Canal de noticias RSS validado

Código validado por W3C

 

Ayuda

Información legal

Política de privacidad

Mapa

Canal RSS

Copyright © Bonsaimania: Tu web de Bonsái y Suiseki

Derechos reservados. Prohibida su reproducción sin autorización.

Bonsaimania, C.B. CIF E83512194 C/Ávila, 43. 28770 Colmenar Viejo (Madrid) - España

Optimizado para una resolución de 1024x768 IExplorer 6.0