Sobre el cultivo de bonsais


Cuando comenzamos con una afición como el bonsai nos atrae principalmente su estética, esas formas que nos recuerdan a los árboles que se encuentran en la naturaleza y que al principio pueden parecer complicadas o incluso misteriosas.

Poco a poco vamos descubriendo las distintas labores que comprende el bonsai, todas ellas igual de importantes, poda, alambrado, diseño, elección adecuada de la maceta, etc., pero todas estas cuestiones no serían posibles sin la primera y fundamental: el cultivo.

Este artículo lo vamos a dedicar precisamente al cultivo para destacar su importancia vital en el correcto desarrollo de nuestra afición al bonsai.

Al leer los artículos de las revistas en los que se pregunta a los maestros japoneses sobre cuál es la parte del bonsai que les parece más importante, todo ellos coinciden en señalar que son los cuidados, o cultivo, dejando clara la importancia de tener árboles sanos y vigorosos que nos faciliten los trabajos a realizar sobre ellos.

En el cultivo intervienen las distintas tareas que de manera cotidiana influyen en el cuidado de nuestros árboles y, por tanto, en su salud.

Una parte fundamental en el cultivo es elegir un suelo apropiado a nuestros árboles y clima, cumpliendo con unas mínimas condiciones de retención de agua y nutrientes que faciliten la transpiración de las raíces y favorezcan el correcto desarrollo de las mismas.

La situación de los árboles en nuestra casa será otro apartado en el que tendremos que fijarnos para poder cubrir sus necesidades de sol, aireación, permitiendo una correcta ventilación de los árboles y sin protegerlos en exceso.

El riego es otra parte fundamental del cultivo y como tal tendremos que prestarle la debida atención, informándonos de la calidad de nuestra agua, ya que a mejor calidad mejores resultados obtendremos. Teniendo en cuenta nuestra disponibilidad horaria deberíamos buscar aquellos momentos del día más adecuados para realizar esta tarea en nuestros árboles.

El abono será otro de los apartados que no tenemos que descuidar ya que solo nosotros podemos aportar a nuestros árboles las sustancias que necesitan para su correcto desarrollo. En el mercado existen distintos tipos y marcas de abonos, sólidos, líquidos, orgánicos, químicos, todos ellos con unas características concretas que pueden sernos útiles. Nuestra experiencia nos hace inclinarnos por un abono orgánico de calidad que aporte los minerales que nuestros bonsais necesitan para crecer de manera equilibrada.

Todos estas tareas las adecuaremos a las distintas estaciones del año y a nuestros respectivos climas, sin descuidar las tareas de limpieza de nuestros árboles (malas hierbas, pulcritud en el suelo, etc.) y estando atentos a la aparición de posibles plagas o enfermedades.

Nunca debemos olvidar que estamos tratando con un ser vivo y como a tal tendremos que cuidar.

Carlos Lázaro Díez
director y profesor de bonsai en
BONSÁI COLMENAR
info@bonsaicolmenar.com