Introducción al Arte del Bonsai


Si nos atenemos a la traducción de la palabra bonsai (bon = bandeja y sai = árbol o naturaleza), esto nos traslada a nuestra relación con el medio natural, a nuestro contacto con la naturaleza y sus distintos elementos (animal, vegetal o mineral), no sólo a nuestra capacidad de disfrute con su contemplación, sino también a la interrelación de nosotros mismos formando parte de la naturaleza.

No podemos contemplar un bonsai como una rareza botánica, al contrario, nos tiene que trasmitir las mismas sensaciones que podríamos sentir al contemplar a uno de sus hermanos mayores en plena naturaleza.

Conviene aclarar a los que no son aficionados o se están iniciando que no existen plantas especiales para bonsai, sino que cualquier planta leñosa, sometida a unas determinadas técnicas y siguiendo unas normas artísticas, es susceptible de convertirse en un bonsai que nos proporcione el placer de contemplar un árbol con toda su grandiosidad, a pesar de su pequeño tamaño.

En el mundo del bonsai, hay que distinguir entre:

- Cultivo
- Estética

Con el cultivo atendemos a las necesidades de nuestro árbol para que viva y se desarrolle de manera saludable, proporcionándole una correcta situación, riego, sol, aire, abono, etc.

Mientras que con la estética proporcionamos al árbol la forma que él nos sugiere, intentando con técnicas, como la poda, el alambrado, etc., reproducir los ejemplos que podemos encontrar en la naturaleza, trasmitiendo a esta auténtica obra de arte nuestra propia personalidad.

En el momento de la formación de un bonsai no ha hecho sino comenzar nuestra relación con él, y como ser vivo que es, tendremos que atender a sus necesidades a lo largo del tiempo.

Todo ello nos da la satisfacción de contemplar día a día el cambio y desarrollo de cada uno de nuestros bonsais, en cada estación y a lo largo de los años, aumentando nuestra sensibilidad y respeto a la naturaleza.

Utilizando cualquier método de reproducción de plantas, como semillas, acodos, esquejes, etc. podemos comenzar a trabajar en la creación de un bonsai, siendo éstos materiales de partida lentos pero con grandes satisfacciones. Los plantones de vivero son también una buena solución, más rápida que otros métodos, para la obtención de futuros bonsais. En los centros especializados encontraremos las plantas apropiadas y, si lo necesitamos, consejo sobre cómo introducirnos en este arte.

Carlos Lázaro Díez
director y profesor de bonsai en
BONSÁI COLMENAR
info@bonsaicolmenar.com